Zona Sur

Estamos a finales del mes de febrero del año 2018, las lluvias son abundantes debido a una borrasca que ha entrado en la península, acompañada de vientos que alcanzan velocidades de vértigo. En el sur de España, un niño ha desaparecido. Saltan las alarmas. Los padres se dirigen al puesto de la Guardia Civil para poner una denuncia ya que (X) no aparece.

Nosotros, viendo el caso, decidimos trasladarnos a la zona, para ayudar en los grupos de búsqueda.

Llegamos al lugar de los hechos sobre la una del mediodía. Antes de llegar ya tuvimos la oportunidad de ver numerosos grupos de búsqueda.

Empezamos a trazar nuestro plan. Decidimos alquilar una habitación, para poder realizar nuestra investigación de manera privada. Conectamos con (X) para que nos diera información útil sobre todo lo sucedido. A continuación, transcribimos las preguntas y las respuestas:

  1. ¿Alguien te metió en una furgoneta?. NO
  2. ¿Estás en la zona del barranco?. NO
  3. ¿Alguien te acompañó cuando saliste de casa por última vez?. NO
  4. ¿Van a encontrar tu cuerpo, están cerca de donde estás?. SI
  5. ¿Me puedes ayudar para que pueda buscarte?. NO
  6. ¿Sabes dónde estás?. NO
  7. ¿Te han hecho daño?. NO
  8. ¿Te va a encontrar la gente?. NO
  9. ¿Fuiste a recoger palos?. NO
  10. ¿Te encontraste con alguien?. NO
  11. ¿Estás con alguien?. NO
  12. ¿Alguien te empujó?. NO
  13. ¿Conoces a la persona que te llevó a jugar?. SI
  14. ¿Es un familiar?. SI
  15. ¿Fuiste andando?.SI
  16. ¿Ese familiar está contigo?. SI
  17. ¿Ese familiar lo conocías como si estuviera muerto?. NO
  18. ¿Está contigo ahora ese familiar?. SI
  19. ¿Es una mujer?. SI

Notamos que (X) tenía mucho miedo y estaba desorientado. Esta conexión se realizó con la técnica de psicoempatización con el espíritu.

Decidimos salir a colaborar en la búsqueda de (X). Todo estaba embarrado, las nubes tapaban cualquier rayo de sol que quisiera entrar y de hecho, llovía de vez en cuando. Revisamos pozos, un campo de olivos, un barranco, lonas de plástico que había tiradas, abriéndolas con mucho cuidado, en definitiva, buscamos en todos los sitios posibles.

Estando allí, vimos como dos furgonetas de la Guardia Civil bajaban a gran velocidad hacia el puesto de control. Después supimos la razón…

Después de seguir buscando durante un buen rato, y viendo que lentamente la luz escaseaba, decidimos regresar a la habitación, con el fin de poner en orden la escasa información que teníamos.

Una vez en la habitación, encendimos la televisión para recopilar toda la información posible, y nos encontramos con una noticia que a la larga, iba a ser crucial en este caso.

Cenamos algo y empezamos la segunda conexión, y le hicimos las siguientes preguntas:

  1. ¿Saliste sólo de casa de tu abuela?. SI
  2. ¿Te encontraste con alguien?. NO
  3. ¿Estás sólo ahora?. SI
  4. ¿Llevas tu camiseta puesta?. SI
  5. ¿Viste a alguien?. SI
  6. ¿La habías visto antes?. SI
  7. ¿Es familia tuya?. NO

Esta vez las respuestas tenían un poquito más de lógica. Estuvimos comentando toda la información que aparecía y poco a poco nos entró el cansancio lógico del esfuerzo realizado.

Nos levantamos el domingo con la intención de poner todo en orden y de estar super atentos a cualquier noticia. Antes de abandonar el hostal, tuvimos una larga charla con la persona que lo regentaba, y nos contó bastantes cosas de interés. Hablamos sobre la tranquilidad de la zona, sobre el estilo de vida, sobre el conocimiento de todos los que vivían en el entorno, sobre lo complicado que sería digerir que (X) hubiera fallecido y que la persona causante de su muerte fuera alguien conocido, etc.

Nos despedimos dándoles las gracias por lo bien que nos habían tratado y empezamos nuestro camino de vuelta hacia Madrid.

Al llegar a Madrid, no tuvimos más remedio que hacer una conexión con (X) para hacerle la pregunta más incómoda de todas: ¿Ha sido (Z)?. Y la respuesta fue SI. Ahí entendimos las diferentes respuestas que nos dio a la pregunta de si era un familiar quién había cometido el crimen.

Cuando recibimos la noticia de que habían encontrado el cuerpo, fue una mezcla de pena y alegría. Pena por la muerte de un niño que le quedaba toda la vida por delante. Y alegría por saber que el asesin@, había sido detenid@.

Para nosotros es un honor hacer estos viajes y poner nuestro granito de arena en estos casos de desapariciones, que desgraciadamente cada día se repiten de una manera vertiginosa.

 

Mente psíquica – Estados de consciencia y capacidades psíquicas
Contacto: info@mentepsiquica.es – 675 829 401 (sólo WhatsApp)

Pulsa sobre este enlace para volver a la página de inicio
Pulsa sobre este enlace para visitar nuestro canal de Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *