Investigaciones y conexiones por Europa 2019 – Día 4 – Rennes le Chateau (Parte II)

Despertarse en Roquefixade, es sinónimo de tranquilidad. Es una zona donde apenas hay gente y la naturaleza brinda una calma que hace que el lugar sea idóneo para disfrutar. Nos comentaron que habría posibilidades de lluvia.

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

Tardamos cerca de dos horas en llegar a Rennes le Chateau. Las nubes amenazaban tormenta. El camino se desarrolla en pequeñas carreteras bien asfaltadas, donde apenas caben dos coches, todo rodeado de naturaleza. Se pueden muchos pueblos en los cuales parar, para adquirir productos franceses a buen precio, quesos y miel, por ejemplo.

Llegado un momento, a la derecha, aparece una pequeña carretera asfaltada que sube hacia una colina. El color verde abunda en esa zona y el paisaje es extremadamente bonito. Seguimos subiendo. Ya puedes divisar la señal que indica Renne le Chateau y se dejan ver algunas casas de este misterioso pueblo. Antes de entrar, hay una pequeña garita en la cual hay una mujer que vende los tickets para poder aparcar el coche (os recomendamos que paguéis esta pequeña cantidad). Seguimos subiendo y nos encontramos el parking bajando una ligera cuesta. Aparcamos el coche y ya desde el parking podemos ver un paisaje precioso. Recordemos que Rennes le Chateau está en la cima de una pequeña montaña. El día es bastante nuboso con muchas posibilidades de lluvia, a pesar de estar en el mes de agosto. Subimos unas escaleras y ya estamos en la entrada del pueblo, donde hay una gran piedra que te da la bienvenida.

 

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

 

La entrada a Rennes le Chateau te indica que es un pueblo tranquilo, sólo el turismo es capaz de darle vida y son muchos los que llegan a este lugar con el fin de ver el lugar donde se desarrolló uno de esos misterios que tiene varios elementos que si los sumas, visigodos, cátaros, templarios, tesoros, Jesús de Nazareth y María Magdalena, tesoros escondidos, oro, el resultado es una historia que cada año se va alimentando con nuevos datos y que parece no tener fin. Libros como El Oro de Rennes o El Enigma Sagrado, nos sirven como autopista de entrada en este fabuloso misterio.

Nada más entrar puedes encontrar un restaurante con una imagen de nuestro famoso abad Sauniere y su ama de llaves dibujado en la pared. Todo en este pueblo gira alrededor de estas dos personas, grandes protagonistas de esta historia. A medida que avanzábamos al centro del pueblo, encontramos diferentes tiendas donde adquirir algún objeto en relación a esta leyenda, libros, posters, estatuas, camisetas, etc.

Primera parada. Iglesia Santa María Magdalena. Antes de entrar, en su parte derecha, encontramos un pequeño lugar parecido a un parque donde podemos ver un crucifijo y una pequeña gruta realizada con piedras que el abad recogía cuando se iba de paseo con su ama de llaves. También, vimos la entrada al cementerio de Rennes le Chateau, cementerio que estaba cerrado. En la parte superior de la puerta del cementerio pudimos ver una calavera. En esta zona, Mercé tuvo la siguiente conexión: “No reconozco nada de esto, dice todo el rato, no reconozco nada, se oye música, cantos femeninos, muy leves, muy ligeros, repite, no reconozco nada de esto. La sensación es de estar paseando tranquilamente, pero lo va viendo con nosotros. Se siente perdida como si estuviera en un sitio completamente diferente, al que ella conocía. Repite de nuevo, no reconozco este lugar.” Apenas unos segundos más tarde: “El sitio por donde ellas caminaban, es este, pero se sorprenden al ver tantas riquezas.”

 

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

 

Entramos en la famosa iglesia donde nuestro querido abad encontró los famosos pergaminos. En el quicio de la puerta de entrada, unas letras que llaman la atención: “Este lugar es terrible”. A la izquierda, nada más entrar, la famosa pila bautismal sujeta por el demonio Asmodeo. A continuación, el confesionario donde Sauniere confesaba a los feligreses de Rennes le Chateau. Muy bien conservado, en madera. La iglesia es pequeña, pero muy recargada. Se pueden ver los típicos pasos del sufrimiento de Jesús. Algunos expertos consideran que estos pasos fueron encargados por Sauniere y hay ligeros cambios en relación a otros pasos de otras iglesias. Los colores son muy llamativos, estatuas con caras diferentes a las caras de otras iglesias. Hay un dato que nos llamó poderosamente la atención, no existe una cruz de gran tamaño detrás del altar, como casi en todas las iglesias católicas, con su correspondiente Cristo crucificado. Pudimos observar que había pequeñas cruces, por ejemplo, encima del confesionario. En su interior Mercé no sintió nada en especial, no tuvo ninguna conexión.

 

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

 

Al salir, encontramos la señal informativa que nos indicaba que a mano izquierda teníamos el museo Berenger Sauniere. Este museo, en el pasado, fue la casa donde Sauniere vivía con su ama de llaves. En la actualidad, puedes encontrar diferentes habitaciones, en las cuales hay fotos y una copia de la tumba que encontró Sauniere de la Condesa de Blanchefort. Fuimos visitando diferentes estancias, hasta llegar al jardín de Villa Bethania, famoso jardín construido por Sauniere aún no sabemos con que dinero. Lo que si sabemos es que el dinero que gastó nuestro querido abad fue una auténtica fortuna para la época. Antes de visitar el jardín, entramos en Villa Bethania, la suntuosa casa de Sauniere. La decoración también es muy cargada. Desde un cristal pudimos ver una habitación con una alfombra roja bastante llamativa y las paredes pintadas de color verde haciendo motivos florales. También se puede ver una pequeña mesa con una silla y un piano en la parte izquierda. Sigue decorada como en los años en los que esta pareja aún vivía y aquí si que Mercé tuvo una conexión, además bastante intrigante: ”Ruido, muchos ruidos, muchos pensamientos rápidos, muchas discusiones, muchas decisiones, sobre todo muchas discusiones. El ambiente que se genera cada vez que están aquí es de discusión entre ellos. Tienen que tomar decisiones, pero parece que tienen que contar con alguien en especial que se niega y juega con el chantaje. Ella dice: “Yo me callo y no digo nada, ya no vuelvo a hablar”. Y él siempre pensativo en relación al tema al cual siempre están discutiendo.”

 

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

 

Salimos al jardín. Pudimos apreciar a mano derecha un invernadero, en la parte superior de una especia de altillo que se construyó en esta especie de fortaleza. A mano izquierda, la famosa Torre Magdala, mandada construir por nuestro abad y que sirvió de biblioteca para Sauniere.

Las vistas del Languedoc desde la Torre Magdala son impresionantes. Si haces una vista de 180 grados, puedes divisar numerosos pueblos y numerosas montañas. Sólo por estos paisajes, merece la pena visitar Villa Bethania.

Comenzó a llover, así que no nos quedó más remedio que buscar un techo. Antes visitamos la tumba de Sauniere, que está situada en el jardín de Villa Bethania.

Una vez finalizada la visita en el museo, nos acercamos a la Torre Magdala, esta vez desde fuera, con el fin de obtener otra visión de esta torre que parece vigilante acerca de todo lo que sucede en esta zona.

De repente, empezó a llover como si no hubiera mañana. Fuimos rápidamente hacia el coche, con el fin de mojarnos lo menos posible. La cantidad de agua que nos cayó, sólo se puede igualar a la que nos cayó en Venecia.

 

Rennes le Chateau era nuestra siguiente visita. Estábamos un poco nerviosos. Conocíamos la historia del lugar, pero como siempre, por mucho que uno haya leído o haya visto en fotos o en documentales, hasta que no vemos en primera persona el lugar, no podemos hacer una primera valoración ni podemos colocar todos los datos que conocemos.

 

¿Qué sensación nos llevamos de Rennes le Chateau?. El pueblo es muy bonito, la leyenda es muy atrayente, y un paseo por este pueblo es algo muy especial. Efectivamente, hay un misterio, hay algo muy raro, ya no sólo por las excentricidades tan caras de nuestro abad, también hay todo un pueblo inmerso en algún tipo de conjura. ¿Encontraron realmente un tesoro?. Es posible, esa zona desde la época de los visigodos era rica en oro y metales preciosos. El tema es que si encuentras un tesoro, estás obligado a declararlo. ¿Qué ocurre si inventas una historia, con el fin de tapar la verdad? ¿Qué ocurre si en esta historia introduces elementos como los cátaros, templarios, rosacruces, Priorato de Sión y personajes como Emma Calvé, María Magdalena y Jesús de Nazareth?. Pues muy sencillo, que el resultado de la historia puede ser tan increíble como fantástico, y puede dar de comer a muchas personas. En nuestra humilde opinión, es más normal encontrar un tesoro y más en esa zona. Una cosa está clara, hay algunos datos, que dan mucho que pensar y hacen que no dejes de darle vueltas al Misterio de Rennes le Chateau.

Siguiente parada Montsegur, pero esto será contado en la siguiente entrada….

 

Llegamos a Roquefixade. Un lugar tranquilo y muy coqueto, con su correspondiente castillo en la cima. Su población es muy baja y la paz que se respira.....

 

Mente psíquica – Estados de consciencia y capacidades psíquicas
Contacto: info@mentepsiquica.es – 675 829 401 (sólo WhatsApp)

Pulsa sobre este enlace para volver a la página de inicio
Pulsa sobre este enlace para visitar nuestro canal de Youtube

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Viaje espiritual por Europa 2019
Average rating:  
 0 reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *