Investigaciones y conexiones por Europa 2019 – Día 5 – Castillo de Montsegur (Parte II)

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

El Castillo de Montsegur está situado a apenas 20 minutos del Chateau de Roquefixade. Nada más salir de este chateau, en un día claro, puedes visualizar arriba en la montaña la muralla de Montsegur. La historia que desprenden este tipo de fortificaciones es tremenda. Lo primero que te cuestionas es como es posible o de que forma han construido ese castillo en la cima de esa montaña, la de hombres que se han utilizado y la fuerza de los mismos.

Antes de llegar al castillo hay que subir una carretera que te lleva al Chateau de Montsegur, la carretera es un tanto empinada. Me gustaría recordar que el castillo de Montsegur está a una altura de 1200 metros, cualquier tropa de asalto tendría muchas dificultades en tomar una muralla de estas características y las máquinas que usaban para atacar castillos en el siglo XIII estaban diseñadas para fortalezas que no estaban a tanta altura, como el castillo de Carcasona, por ejemplo.

El paisaje que se divisa en el parking del castillo es espectacular, el color verde inunda el terreno allá donde mires, una respiración profunda llena los pulmones de aire puro. El pensamiento que te viene a la mente es como será el paisaje desde una de las puertas de entrada al castillo. La visión que tienes del castillo desde ese punto te invita a subir, te marca el camino del lugar donde cerca de 450 personas aguantaron estoicamente contra los cruzados.

 

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

 

Lo primero que te encuentras es el Prado de los quemados, lugar donde los cruzados quemaron vivos a cerca de 225 cátaros. Miras a izquierda y derecha, y la sensación que te invade es de pena, el saber que por pensar diferente, había unas tropas que se hacen llamar religiosas y que actuando en nombre de su Dios, acaban con la vida de los llamados herejes. En este prado, tuvimos las siguientes conexiones: “Ellos nos saludan. Me duelen mucho los brazos, me duelen las manos, noto como si me estuvieran atando las manos. Las rodillas, noto también como se me van las rodillas. Pero, aun así, como sea el dolor que la mediumnidad me esta trayendo para empatizar las sensaciones que todos aquellos que estuvieron por aquí, aún así ellos están contentos de vernos. Están tranquilos, saben esperar. Ellos dicen por mucha tortura que hubo, nosotros estábamos dispuestos, no nos enfrentamos, sabíamos que tenía que terminar. No nos enfrentamos por una fe y una creencia, que era no enfrentarse al ser humano. Todavía está el recuerdo en el aire. Gracias por venir. Dicen, ahora sigamos con vosotros.

Subimos unas pequeñas escaleras, donde encontramos una escultura en piedra. Desde allí, tuvimos la siguiente conexión: “Tampoco podíamos subir mucho arriba, no nos estaba permitido. Nos alojábamos por estos alrededores. Solamente se abrieron las puertas aquel día, para atravesar el camino, para ayudar a coger todo corriendo y llevarlo, desde la primera entrada atravesamos para ir a la otra entrada y así pudimos despistarles, pero muchos de nosotros se quedaron abajo. Murieron por el pacto a guardar mientras ellos despistaban cuando iban viniendo y se dejaban matar. A nosotros nos dio tiempo a atravesar, fue una de las pocas veces que entramos allí para poder salir por el otro lado. Habitábamos estos alrededores por donde estáis pasando y aquí trabajábamos entre todos. Ninguno teníamos interés nunca en ir, solamente aquel día, para salvar a los niños, que serían el futuro de nuestra sangre, sobre todo ese grupo de mujeres, quienes pudieron entrar, con la condición de llevar entre todos todo lo que tuvieran de valor ahí dentro y salir por el otro lado.”

 

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

 

A partir de ese momento, debido a un suceso inesperado, tuvimos que hacer dos equipos. El primer equipo subiría al castillo para hacer fotos, grabar vídeos y sentir. El segundo equipo se quedaría en la parte baja, explorando los caminos cátaros y haciendo algunos ejercicios para la obtención de información.

Empezamos la subida hacia el castillo. Paramos en la caseta para abonar el ticket correspondiente y que nos contaran como debíamos subir para no gastar más fuerzas de las debidas. Subir al castillo de Montsegur no es cansado si se hace con cabeza. Según el puesto de información, se tarda entre 20 y 40 minutos. Dando pasitos cortos, las piernas sufren menos, ya que hay escalones de diferente longitud.

 

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

 

A medida que vas subiendo, el nivel del paisaje es espectacular. Las imágenes que puedes tomar son de una calidad asombrosa. Tan sólo oyes los comentarios de otras personas que suben o bajan. Hay que parar de vez en cuando, las piernas te obligan a detenerte. Seguimos subiendo, y cada cierto tiempo, te das la vuelta para ver el paisaje, sencillamente espectacular. Por fin, cuando menos te lo esperas, estás en la puerta principal.

Hay que reconocer que entrar en esta fortaleza es algo muy emocionante. Saber que en ese lugar han estado cerca de 450 personas, sabiendo que en la pradera había un ejercito esperando a que los víveres se acabaran y que el único fin de la mayoría era morir quemado vivo, pone los pelos de punta. El castillo por dentro es más bien pequeño, con dos entradas una enfrente de la otra. La parte que mejor se conserva es la parte exterior, ya que por dentro podríamos decir que está completamente hueco. Las vistas desde esa altura son sencillamente espectaculares, pudiendo divisar diferentes pueblos y montañas.

 

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

 

Rodeamos la fortaleza con el fin de intentar obtener todos los puntos de vista. Nos sentamos en diferentes puntos para poder sentir que es lo que sucedió realmente en Montsegur y el resultado fue este: “Veo un grupo de personas. Parece que están discutiendo de manera acalorada. Del grupo de personas sobresale uno de manera especial, es un hombre, parece que tiene barba. Este hombre intenta convencer al resto del grupo para que abran las puertas, pero el grupo se niega, no quieren poner en riesgo la vida de las personas que hay en la fortaleza. Nuestro hombre no puede entender ese comportamiento, considera que todos son importantes y que no se puede menospreciar a nadie. A continuación, veo a nuestro hombre abriendo las puertas de la fortaleza, e indicando a un grupo de personas que pueden pasar. Entiendo que ha pasado el tiempo y que las decisiones a tomar han cambiado. Nuestro hombre se siente mejor, el cambio de pensamiento en el grupo le hace sentirse más tranquilo.”

La tranquilidad que se respira en esta cima, quitando el movimiento de los turistas, es inmensa. Quién pudiera visitar Montsegur a solas y poder conectar con los espíritus de esos cátaros que permanecieron allí hasta su asesinato.

Decidimos empezar el descenso y descubrimos curiosamente, que era más complicado bajar que subir. Los escalones son más profundos que durante la subida. Miras atrás con cierta pena a medida que vas bajando. Lo más seguro que sentimos lo mismo que esos cátaros que perecieron en el campo de los quemados. Aunque ellos tenían en su credo ser valientes a la hora de la muerte, ya que todo lo relacionado con lo terrenal y lo físico, era malo, al contrario que la parte espiritual.

 

El tema de los cátaros es un tema apasionante. Saber que vas a subir al Castillo de Montsegur, uno de los últimos bastiones cátaros, es una sensación muy emocionante. En esta entrada vamos a contar cuales fueron nuestras diferentes sensaciones y conexiones en el Chateau de Montsegur y en su castillo.

 

Durante la subida del primer equipo, el equipo número dos se quedó en la parte baja de castillo. Descubrieron unos senderos y decidieron recorrerlos con el fin de obtener alguna información con la técnica de psicoempatización. A continuación, os mostramos que sintieron las diferentes personas que formaban el grupo dos.

El primer miembro se acercó a un árbol y tocándolo con ambas manos nos contó lo siguiente: “Me entran ganas de llorar, noto mi cuerpo muy pesado y muy caliente, y la cabeza me duele. Tengo mucha presión en la cabeza y me dan muchas ganas de llorar. Estoy relajada, pero me siento mal. Tranquilidad mental y corporal.”

Mercé nos contó lo siguiente: “Por aquí pasan estos hombres tan bajitos, están pasando constantemente. Por aquí hay mucha tranquilidad, parece que es un camino o sendero que ellos usaban para ir a recoger algo. Tendríamos que ver en el plano que hay alrededor de esta zona, pero están trayendo cosas, pero no van cansados, caminan tan tranquilos, se detecta un ambiente de compañerismo, hay muy buen ambiente.”

Cuando nos juntamos ambos grupos, nos contamos todo lo que vivimos y sentimos en la zona de Montsegur. Fue un día cansado de conexiones y de sentimientos. Decidimos volver a nuestro espacio para poner orden en nuestra mente después de todo lo que habíamos visto. Es difícil sentirse indiferente ante el genocidio sufrido por los cátaros, posiblemente, el primer genocidio de la historia.

 

Llegamos a Roquefixade. Un lugar tranquilo y muy coqueto, con su correspondiente castillo en la cima. Su población es muy baja y la paz que se respira.....

 

Mente psíquica – Estados de consciencia y capacidades psíquicas
Contacto: info@mentepsiquica.es – 675 829 401 (sólo WhatsApp)

Pulsa sobre este enlace para volver a la página de inicio
Pulsa sobre este enlace para visitar nuestro canal de Youtube

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Viaje espiritual por Europa 2019
Average rating:  
 0 reviews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *